Kate, lo mejor de ''Enigma''

Agosto 21, 2001
El Mundo de España
Los más oscuros recovecos de la traición
Mick Jagger produce “Enigma”, protagonizada por Kate Winslet.



Kate y Dougray Scott en el Festival de EdimburgoMick Jagger retoma su carrera como productor cinematográfico con “Enigma”, una película protagonizada por Kate Winslet. Las pistas falsas y las persecuciones inundan este largometraje, que sigue los cánones del cine clásico.

Según cuenta Kate Winslet, la protagonista de Enigma, que vino a presentar la película a Edimburgo, “Mick Jagger se tomó muy en serio su papel como productor, estuvo supervisando cada detalle del rodaje, se le notaba que estaba muy ilusionado con el proyecto. Es, además una persona estupenda, me ha encantado trabajar con él”.

Jagger, que por razones desconocidas ha estado ausente este importante acontecimiento, ha querido comenzar su carrera como productor (ya ha participado como actor en algunas ocaciones , destacando sus papeles en Ned Kelly, Performance o Gime shelter) con un homenaje al mejor cine de misterio, al de las 39 escalones en su versión original y a actores como Cary Grant. Comfiesa ser un gran admirador de la novela policíaca, de autores como John Le Carré y Graham Greene.

Amor, traición y misterio son los principales ingredientes de Enigma, una película con aire descaradamente antiguo. Basada en la novela de Robert Harris y adaptada para el cine nada menos que por Tom Stoppard.

A pesar del título, el filme no se concentra en como se consiguió descifrar el código secreto de las fuerzas alemanas durante la II Guerra Mundial, sino que desarrolla un episodio muy concreto posterior al descubrimiento y relacionado con la desaparición de una mujer. Comienza con la vuelta a Bletchley Park (el centro británico de contrainteligencia) de Jericó, el matemático que rompió los secretos de enigma, el sofisticadísimo aparato que habían inventado los alemanes para comunicarse entre ellos. Es un hombre aparentemente acabado que no logra recuperarse de un desengaño amoroso con una mujer que acaba de desaparecer.

Utilizando continuos flash-backs, en los que surge como una aparición casi religiosa la sofisticada Clarie, interpretada por la muy atractiva Saffron Burrows –que también ha venido a Edimburgo-, el director, Michael Apted (Nell, Gorilas en la niebla), va dando vueltas de tuerca a una enrevesada historia de la que, a veces se pierde el hilo a causa del complejo guión de Soppard. Evita por todos los medios utilizar escenas de violencia, el énfasis está puesto en hacer pensar al espectador a través de juegos intelectuales que van guiándole por el laberinto de conversaciones y falsas pistas. La película está cuajada, quizá excesivamente, de guiños al cine clásico de misterio anterior a los años 50.

No tarda en aparecer en la trama Hester, una intrépida y regordeta compañera de Claire que, después de permanecer en la sombra da la mujer más irresistible del centro de contrainteligencia británica, decide ayudar al protagonista en sus investigacines paralelas. En la película , Kate Winslet todavía no había perdido todos esos kilos ganados durante el embarazo que ya prácticamente han desaparecido. En Enigma, con gafitas redondas y un
aire inofensivo, la Winslet es el único elemento humano de una película que peca de excesivo encorsetamiento.
[NOTA: Kate estaba gordita, pero porque ESTABA EMBARAZADA.Oops! Todos podemos equivocarnos]

Kate Winslet ha destacado que la película es también un homenaje a todas esas mujeres que ayudaron a ganar la guerra desde sus discretos puestos en Bletchley Park y que, sin embargo, sólo reconocieron un tibio reconocimiento oficial a su trabajo 30 años después de que terminara la contienda. “Debió de ser una época emocionante y con mucha sensualidad en el aire. Esa gente vivía cada momento como si fuera el último, pero realizaban su trabajo con enorme pasión”. Sobre su trabajo en la película dice: “Mi personaje disfruta tanto de cada aventura que no para hasta conseguir un resultado positivo. Al final, es quien permite que todo salga bien”. Dogray Scott protagoniza a un Jericó taciturno, que sólo brilla en los recuerdos cuando aparece con Saffron Burrows.